Parque Patagonia
Español | English
   

Nuestra Historia

En el año 2000 Kris Tompkins fundó Conservación Patagónica, una organización sin fines de lucro constituida en California, con el objetivo de proteger las áreas silvestres, tierras agrestes y los ecosistemas de la Patagonia. Desde entonces, Conservación Patagónica ha centrado su trabajo en la creación de nuevos parques en la región más austral de Chile y la Argentina: la Patagonia.

Como lo dice Kris, “Nosotros conservamos los lugares que adoramos y que nos importan. La Patagonia ha ocupado un lugar central en toda mi vida adulta. Hace más de cuarenta años, cuando yo tenía 18 años, mi mentor, amigo y quien sería mi jefe, Yvon Chouinard, se fue de nuestro pueblo en California y partió rumbo a la Patagonia por seis meses. En ese viaje Yvon escaló el Monte Fitz Roy, la cima más alta y emblemática de la Patagonia, con quien luego sería mi marido, Doug Tompkins”.

“Poco tiempo después, empecé a trabajar para Yvon haciendo ropa en una empresa que él quiso llamar “Patagonia” como un homenaje al viaje que cambió su vida. Durante los siguientes 20 años trabajé como parte del equipo que estaba creando la empresa y, más tarde, como su CEO. En todos esos años tuve oportunidad de visitar la región cuyo nombre había dado a su empresa. El carácter natural, sus vastos espacios abiertos, y los animales de la región se alojaron en mi corazón. Cuando dejé la empresa en 1993, me establecí en Chile con Doug para trabajar a tiempo completo en la conservación de esta región; otro paso en una larga historia de amor con un lugar, con un nombre: Patagonia.”

Durante los primeros años que Kris pasó en Chile colaboró con Doug y con The Conservation Land Trust, fundación de conservación creada por él, para establecer el Parque Pumalín, un Santuario de la Naturaleza de 300.000 hectáreas en el bosque templado lluvioso del sur de Chile, y el Parque Nacional Corcovado, un área costera protegida de 294.000 hectáreas al sur de Pumalín.

Todos los años, Kris y Doug viajaban más al sur para explorar la Patagonia de muchas formas: a pie, a caballo y en bote. Al tener la experiencia directa de ver los daños que el sobrepastoreo y el desarrollo cortoplacista habían causado en la Patagonia, Kris empezó a interesarse en lanzar un programa para proteger y restaurar los paisajes y ecosistemas que tanto quería. Así nace en el año 2000 Conservación Patagónica, una organización sin fines de lucro con base en los Estados Unidos, Su misión: crear nuevos parques nacionales en áreas de la Patagonia de crucial importancia ecológica.

Junto con un equipo de dedicados conservacionistas de Chile y de la Argentina, Conservación Patagónica se embarcó en su primer proyecto: el Parque Nacional Monte León. En 2002 los argentinos tenían ya una nueva área silvestre costera de 66.000 hectáreas para disfrutar y proteger a perpetuidad.

Habiendo logrado este importante cometido, Conservación Patagónica decidió emprender un proyecto aún más ambicioso: la creación del Parque Nacional Patagonia en la Región de Aysén, en Chile. El núcleo del parque es el Valle Chacabuco, que corre de este a oeste, de crítica importancia biológica, y que forma un paso sobre los Andes y una zona de transición entre los pastizales de las estepas patagónicas argentinas y los bosques de ñires, más hacia el oeste. Hay dos reservas nacionales chilenas a ambos lados del valle. Por más de treinta años, el servicio de parques chileno ha procurado conservar el valle para unir las reservas y crear una gran área protegida. Pero carecía del financiamiento para realizar este sueño. La Estancia Valle Chacabuco, una de las estancias más grandes de Chile, tenía dificultades económicas debido a la caída de los precios en los mercados de la lana y de la carne; comprar esta tierra estaba fuera de las posibilidades económicas del sistema.

Kris había oído hablar del potencial de conservación del Valle Chacabuco, pero no fue hasta que visitó la zona que se dio cuenta de la urgente necesidad de recuperar su estado natural y de asegurar la protección de esta área crítica. Como lo recuerda, “cuando atravesé por primer vez el Valle Chacabuco, vi los altísimos “alambrados” pensados para alejar a los ágiles y saltarines guanacos de los mejores pastizales, que estaban reservados para el ganado de la estancia. Mis ojos se helaron viendo las decenas de miles de ovejas que pastaban en el valle. Los pastos estaban distribuidos irregularmente y parecían muertos. Nada quedaba para la vida silvestre. Lo que había sido una de las áreas biológicamente más ricas de la Patagonia era un mar de ovejas y vacas. No se veía un solo guanaco.”

La visión del futuro Parque Nacional Patagonia surgió poco tiempo después de esta visita: el futuro parque restauraría los pastizales dañados, protegería la totalidad de esta área de 263.000 hectáreas, desarrollaría una infraestructura de acceso público duradera y estimulante, y alentaría la creación de una economía local basada en la conservación y no en la ganadería ovejera, que no es sustentable. Conservación Patagónica comenzó a formar un talentoso equipo de terreno para lanzar numerosas iniciativas con el fin de establecer un parque a perpetuidad.

Ahora, gracias a nuestros trabajadores, voluntarios y a generosos donantes, Conservación Patagónica ha logrado lo impensado: cruzar la línea que marca la mitad del camino hacia la creación del Parque Nacional Patagonia. En 2004 adquirimos la Estancia Valle Chacabuco, de 72.000 hectáreas, y comenzamos a cambiar la suerte de la vida silvestre del lugar vendiendo el ganado, retirando alambrados, restaurando pastizales y bosques, y desarrollando programas de restauración específicos para especies. Estamos a tan sólo un año de inaugurar el parque para el público, con áreas de camping, senderos, un centro de visitantes, viviendas para el personal y un restaurante.

 

 
Copyright 2014 Parque Patagonia | Email: info@conservacionpatagonica.org | Visita Tompkins Conservation | Suscríbete al Newsletter | FacebookTwitterInstagramBlog